domingo, 29 de mayo de 2011

Psicología: Campo y objeto de la psicología clínica...



A pesar de la gélida recepción que se otorgó en sus orígenes a la psicología clínica, hoy día se presenta como una de las áreas de estudio y de trabajo profesional más populares del quehacer psicológico. Sin embargo, la psicología clínica se está dedicando a tantas cosas y camina en tantas direcciones que de cierto modo se pierde de vista su objeto, en que consiste en si la profesión. Es por ello que con frecuencia vemos en revistas científicas (Journal) artículos que aparecen preguntando ¿Qué es la psicología clínica?, demostrando la cierta confusión que existe al respecto pero también, el esfuerzo permanente que este campo pone en el autoexamen. Ya que en este post vamos a hablar sobre el campo de la psicología clínica, resulta entonces de suma importancia, antes de proceder a considerar el quehacer del psicólogo clínico, identificar “lo innato a la Psicología clínica”, su objeto en sí.

En el año de 1973 Goldenberg define a la psicología clínica como la rama de la psicología que investiga y aplica los principios psicológicos a la situación única y exclusiva del paciente, para así reducir sus tensiones y ayudarlo a funcionar de forma eficaz y con mayor sentido. Vemos entonces como el autor contempla la idea de no solo aprender acerca de la conducta (en especial la que presenta problemas) a través del estudio, sino además aplicar los conocimientos y hacer algo al respecto. Es este carácter “clínico” traducido en la orientación del psicólogo clínico para emplear los conocimientos generados por la investigación clínica en sus esfuerzos en evaluar una persona particular, para poder entenderla y ayudarla, lo que constituye el objeto de la psicología clínica y conforma el aspecto exclusivo de su labor. Una vez habiendo determinado lo anterior podemos pasar a hablar del campo en sí de la psicología clínica.

En correspondencia al campo de acción de la psicología clínica, existe cierta idea generalizada de la labor del psicólogo clínico. A la mayoría de las personas cuando se les pregunta por un profesional de esta área, no les tarda mucho en emerger una imagen mental de un cómodo diván estratégicamente ubicado y un individuo con barba que representa la confiable escucha a todos los problemas. Lo anterior personifica un fuerte estereotipo que relega únicamente al tratamiento las competencias del psicólogo clínico, nada más alejado de la realidad. Bien es cierto que el tratamiento resulta un aspecto de la actividad del psicólogo clínico bastante desarrollado en la actualidad y que gran parte del campo se encuentra enfocado a la ayuda que este brinda a sus pacientes a solucionar sus problemas psicológicos que les causan angustia. Sin embargo existen otros tipos de actividades quizás menos conocidas pero que contribuye significativamente al objeto de este campo, incluso al tratamiento mismo. 
Es de hecho, que el profesional en psicología clínica que reside erróneamente en la imaginación del colectivo, cómo su diligencia. No serían posibles de no ser por la integración de una serie de actividades que en últimas permiten y constituyen la base misma del tratamiento, demostrando que el campo de la psicología clínica resulta más amplio de lo que las ideas erróneas de muchas gentes deliberan. Actividades tales como la investigación, que representa el asiento teórico que se manifiesta en instrumentos de intervención, o la evaluación que permite identificar posibles conflictos que generen problemas o dificultades.

Bernstein y Nietzel (1988) en su libro introducción a la psicología clínica establecen que la labor del psicólogo clínico se encuentra en la integración de una serie de actividades que se complementan: Evaluación, tratamiento, investigación, enseñanza, consultoría y administración. Para considerar con un mayor detenimiento el quehacer de la psicología clínica es cuestión de indagar un poco sobre lo que representan estas actividades,  Procederé entonces en las siguientes líneas a exponerlas muy brevemente.

En primera instancia, el psicólogo clínico se puede desarrollar en la evaluación. Es vital recabar información de los pacientes tales como: Conductas, capacidades, problemáticas, etc. Dado que esto resulta de gran ayuda a la hora de realizar: un diagnóstico de problemáticas conductuales, efectuar una descripción de las características de la personalidad o seleccionar el tipo de tratamiento psicológico adecuado, entre muchas otras cosas. Los métodos que el profesional pude utilizar para el desarrollo de esta actividad son muy variados, pero pueden ser catalogados en tres categorías principales: las pruebas psicológicas (“Test”), que consisten en pedir que se responda a estímulos normalizados, las entrevistas, conversaciones en la que el entrevistado da información, en respuesta a preguntas sistemáticas o informales y las observaciones, que no hace falta precisar pues se infieren por cuyo nombre. 

Una segunda actividad es la investigación, los psicólogos clínicos se dedican mucho a la investigación, los objetivos de esta son muy variados: Psicofarmacología, problemas del desarrollo, geriatría, diseño y validación de pruebas, diagnóstico y ajustes de personalidad, procedimientos terapéuticos, lesiones cerebrales y retraso mental, desordenes psicóticos, neuróticos y psicosomáticos de la conducta, problemas conyugales y familiares, etc. La diversidad de temas de estudio para los psicólogos clínicos es realmente numerosa ¿y cómo no? Si en la medida que mejor entendamos las dinámicas de la conducta humana, mucho mejor serán los tratamientos para dar solución a las diferentes problemáticas.

Por otra parte muchos psicólogos clínicos optan por dedicar una buena porción de su tiempo a la enseñanza, dando cursos de personalidad, psicología anormal, introducción a la psicología clínica, psicoterapia, entrevistas, test psicológicos, investigación, diagnóstico clínico, etc. También pueden dirigir seminarios especializados, supervisar investigaciones, trabajos de grado o las prácticas profesionales.

Finalmente para no extenderme demasiado, la actividad que más suele asociar la gente con el psicólogo clínico: el tratamiento. Donde el psicólogo clínico procurara auxiliar a sus pacientes en la solución de las problemáticas psicológicas que les causan ansiedad. Esto gracias a los conocimientos obtenidos en la investigación y a las capacidades de evaluación para identificar las problemáticas. 

Los autores proponen 2 actividades mas, pero personalmente las considero mas del lado de la psicología organizacional.

Referencias (¿a quien carajos le importan?...)

Bernstein, D; Nietzel M. (1988) “Introducción a la psicología clínica”; México; McGraw Hill.
Goldenberg, H. (1973) “Contemporary clinical psychology”; California; Brooks and Cole.

P.D: SI, POR SUPUESTO QUE SE TRATA DE UNA TAREA DE LA U ¿A POCO CREEN QUE YO ME ANDO HACIENDO ARTÍCULOS DE PSICOLOGÍA POR EL PURO GUSTO?

1 comentario:

  1. no encuentro la respuesta de mi investigacion

    ResponderEliminar